En este crucero, navegamos todos.

En este crucero, navegamos todos.

En este crucero navegamos todos y ya vamos a por el decimosexto día de confinamiento.

 

El covid19 nos tiene en casa a todos sin distinguir siglas, colores, países, nacionalidades, lenguas o razas. Nunca antes nada parecido a esta crisis sanitaria de alcance internacional. Tiempo de pensar, de disfrutar de los nuestros, formarnos, hacer deporte, pintar, leer, escuchar música, jugar con los txikis y teletrabajar. El teletrabajo, un término que por aquí sonaba muy poco y que tiene a todo el mundo en sus casas conectados a la red.

Ahora más que nunca estamos conectados a las nuevas tecnologías y es el mejor momento para crecer profesionalmente, poner en práctica eso con lo que antes algunos no nos atrevíamos mucho y que va a suponer un gran reto para la mayoría.

Por cumplir retos individuales vamos a salir de ésta con el esfuerzo de todos. Daremos la vuelta a la curva, vaciaremos los hospitales, las tiendas de alimentación ya no serán el refugio de algunos, los niños volverán al parque, los trabajadores a sus empresas, todo volverá a la normalidad en un periodo razonable y venceremos esta situación.

Palabras como solidaridad, ilusión, alegría, paz, trabajo, esfuerzo, actitud, aptitud, cariño, amistad, sostenibilidad, naturaleza.. seguro tendrán más valor en el disco duro de cada uno, cuando esto termine.

Todos vamos en el mismo barco, navegamos en ese gran crucero de solidaridad y esfuerzo colectivo remando con fuerza para atracar en puerto en hora.

Llegaremos seguro, más unidos y fuertes que nunca con la conciencia tranquila de saber que lo hicimos bien, muy bien, que hicimos lo que tocaba, quedarnos en casa cuidando de los nuestros, mientras otros lo daban todo ahí afuera. Mi agradecimiento infinito a sanitarios, personal de limpieza y auxiliares de hospitales, transportistas, personal de supermercados, farmaceúticos, gasolineros, pilotos, chóferes de autobús, ertzainas, maquinistas de tren.. tantos y tantos profesionales en la calle. No tenemos palabras para agradeceros ese enorme esfuerzo que hacéis a diario. Eskerrik asko!

Saldremos de esto con grandes valores grabados a fuego en la frente, una lección magistral de solidaridad de la que se hablará en los libros de historia y economía, en los colegios y universidades, en las familias.

Ahora sigue siendo tiempo de quedarse en casa remando con fuerza en la misma dirección para llegar a puerto después del largo crucero.


Hasta muy pronto, cuídate y cuida de los tuyos y diles cuánto les quieres.

Cristina Repáraz

 

 

 

5 objeto(s)

 

 

No hay comentarios

Publicar un comentario